Demócrito, un sabio muy gracioso


franciscojaviertostado.com

Representación de Demócrito , Antoine Coypel, 1692. Óleo sobre lienzo, 69 x 57 cm. Museo de Louvre, París.

La actitud ante la vida de los sabios-filósofos griegos fue muy distinta según de quien estemos hablando. Algunos como Sócrates nunca aceptaban dinero por enseñar, mientras que su discípulo Aristipo se enriqueció haciéndolo. Platón defendía que el alma del hombre perduraba más allá de la muerte, sin embargo para Epicuro no. Aristóteles sostenía que el sabio debía casarse para formar una familia, aunque Platón o el cínico Diógenes decían que las mujeres, así como los hijos que tenían, debían ser comunes. Los hedonistas creían que la felicidad se basaba en el placer, mientras que los cínicos despreciaban las comodidades. Los sofistas y Sócrates invitaban a intervenir en la política, al contrario que Epicuro que predicaba una vida retirada y anónima.

Ver la entrada original 170 palabras más

Anuncios

Una respuesta a “Demócrito, un sabio muy gracioso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s